Home Hot News Un animal desconocido sigue propagando el COVID-19: la importancia de conocer el...

Un animal desconocido sigue propagando el COVID-19: la importancia de conocer el origen del virus

52
0

El Financiero.
Las mejores mentes en virología están tratando de desentrañar un misterio: ¿cómo saltó un coronavirus letal de las zonas salvajes de la China rural a los principales centros de población humana? ¿Y qué cadena de mutaciones genéticas produjo un patógeno tan perfectamente adaptado para el sigilo y la transmisión masiva?
Descifrar la historia de la creación del SARS-CoV-2, como se conoce al virus que ahora está arrasando en todo el mundo, es un paso crucial para detener una pandemia que ha quitado la vida a más de 270 mil personas y desencadenó lo que podría ser el peor colapso económico desde la Gran Depresión.
Si bien el desarrollo de vacunas contra el virus está en marcha en Estados Unidos, Europa y China, una inoculación para evitar el COVID-19 puede no estar lista durante meses. Mientras tanto, para reducir el riesgo de brotes mortales secundarios o la aparición de una cepa completamente nueva, los cazadores de enfermedades necesitan volver sobre el viaje del patógeno alrededor del mundo. Eso significa regresar a China, donde todo comenzó en algún momento de 2019.
La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitó permiso a Beijing para enviar una nueva misión científica para más trabajo de detective epidemiológico. China, que permitió que un equipo de la OMS ingresara al país a principios de febrero debido a la epidemia, aún no ha concluido. El presidente Xi Jinping, quien supervisa personalmente la respuesta del virus de China y la investigación sobre cómo comenzó el brote, mantiene un estricto control sobre la investigación científica, que debe ser aprobada antes de la publicación por las autoridades, según dos personas familiarizadas con la situación.
Sin embargo, a medida que aumenta el número de víctimas mortales y el desempleo en todo el mundo, la presión sobre Beijing se está intensificando para permitir que los investigadores internacionales vuelvan a entrevistar a los sobrevivientes, hagan trabajo de campo y examinen muestras de virus que el país ha sido mezquino en compartir, de acuerdo con Estados Unidos.
Casi medio año después de una histórica crisis mundial de salud, todavía hay enormes lagunas en nuestro conocimiento. Esas preguntas sin respuesta están obstaculizando nuestra capacidad para contener el brote y prevenir futuras pandemias, al tiempo que alimentan una guerra de palabras entre los Estados Unidos y China sobre los orígenes del virus.
Aproximadamente el 70 por ciento de las enfermedades infecciosas emergentes en humanos son zoonóticas o se transmiten de animales a personas. La secuenciación genómica del SARS-CoV-2 muestra que está relacionada con otros dos coronavirus mortales que se originaron en los murciélagos.
El síndrome respiratorio agudo severo, que comenzó en China en 2002, y el síndrome respiratorio de Oriente Medio una década más tarde se propagó a los humanos a través de una fuente animal secundaria. En el caso del SARS, los expertos señalaron a los gatos de civeta (mamíferos nocturnos pequeños y elegantes utilizados en platos de vida silvestre en China) como el conducto probable. Con MERS, se cree que los camellos son los portadores.
Se presume que el SARS-CoV-2 ha hecho un viaje similar, pero los investigadores aún no han identificado un huésped animal intermedio, según Peter Ben Embarek, experto en seguridad alimentaria y enfermedades animales de la OMS. “Tenemos algún tipo de eslabón perdido en esa historia entre el origen del virus y cuándo comenzó a circular en los humanos”, dijo.Fuente animal desconocidaEso plantea la inquietante posibilidad de que una fuente animal desconocida todavía esté propagando la enfermedad conocida como COVID-19. Investigadores de la OMS informaron el viernes que los gatos domésticos pueden transmitir el virus a otros felinos, aunque todavía no hay evidencia de que las mascotas puedan transmitirlo a los humanos.
En el camino de una nueva misión científica para aprender más sobre los orígenes del virus en China, hay cuestiones prácticas que no se pueden ignorar, como tener investigaciones imparciales en un sistema político autoritario, y la rivalidad geopolítica entre Estados Unidos y China que se ha vuelto especialmente desagradable últimamente.
La administración Trump acusó a Beijing de un encubrimiento masivo sobre la gravedad de su epidemia. Afirmó, sin proporcionar pruebas, que podría haberse producido una fuga accidental del virus en un laboratorio de bioinvestigación en Wuhan, la ciudad del centro de China donde se identificó por primera vez el brote. Un funcionario chino, en un tuit, acusó al ejército de Estados Unidos de introducir el patógeno en el país.Los científicos que han estudiado la genética del virus están convencidos de que es de origen natural en lugar de estar diseñado en un laboratorio. En teoría, es posible una liberación accidental del centro de investigación en Wuhan, pero “es muy inverosímil”, según Stanley Perlman, profesor de microbiología e inmunología de la Universidad de Iowa.
Una razón es la reputación de Shi Zhengli, un subdirector de 56 años del Instituto de Virología de Wuhan. En 2004, Shi encontró un reservorio natural de coronavirus en cuevas de murciélagos cerca de Kunming, una ciudad en la provincia de Yunnan, en el sur de China. En febrero, publicó un artículo en la revista Nature que decía que la secuencia genómica del nuevo patógeno era 96 por ciento idéntica a la de un coronavirus identificado en Yunnan.
Shi le dijo a Scientific American que una revisión de las características genéticas de los virus con los que ha trabajado en el laboratorio no coincide con las del coronavirus que se propaga en los humanos. En una publicación en redes sociales, la viróloga dijo que “juraría por mi vida” que el patógeno que causaba estragos no tenía nada que ver con su laboratorio. El secretario de Estado de Estados Unidos, Michael Pompeo, ha desistido de las afirmaciones anteriores de “enorme evidencia” de que el virus escapó de un laboratorio de Wuhan.
Eso todavía deja a los científicos preguntando dónde y cómo el virus saltó a los humanos. Los mercados que venden animales vivos, como uno en Wuhan en el que se rastrearon muchos de los primeros casos de la enfermedad, se han implicado previamente en la propagación de la enfermedad. En este caso, sin embargo, los expertos no están seguros de si el brote realmente comenzó en el mercado o si se descubrió allí.Peter Daszak, ecólogo de enfermedades de la EcoHealth Alliance, una organización sin fines de lucro, dijo que es probable que el COVID-19 comenzara antes del punto de partida de diciembre actualmente asumido, tal vez incluso fuera de Wuhan. Estima que entre uno y siete millones de personas cada año en el sur de China y el sudeste asiático pueden infectarse con virus de murciélago. La mayoría no se propaga fácilmente entre las personas y muchas se esfuman antes de llegar a los principales centros de población, dijo.
“Este brote en particular probablemente se produjo en personas que circulaban en el sur o centro de China en noviembre” o incluso antes, dijo.
Otro escenario prevé que alguien estrechamente relacionado con el comercio de vida silvestre traiga animales infectados al mercado de Wuhan. Una vez que el virus alcanzó la floreciente megaciudad de 11 millones, creció exponencialmente.
Otra pregunta crucial es si el virus se trasladó a los humanos directamente de los murciélagos o a través de una fuente secundaria. Si es lo último, el animal de granja o salvaje puede estar propagando la infección. Los pangolines, mamíferos cubiertos de escamas que se parecen un poco a los osos hormigueros, se han sugerido como una posibilidad, aunque la evidencia es preliminar. Si el COVID-19 vino directamente de los murciélagos, es crucial determinar dónde sucedió esto, para que las autoridades puedan instituir medidas preventivas, como mantener a las personas fuera de las cuevas en las que viven los mamíferos voladores.
Resolver todo esto requerirá mucho trabajo de detective científico. Los virus constantemente incurren en pequeñas mutaciones en su material genético. Siguiendo un rastro de versiones genéticamente similares, los rastreadores de enfermedades pueden identificar la progresión de la pandemia a través del tiempo. “Contando las mutaciones, puedes dar marcha atrás a tu virus donde comenzó todo”, dijo Embarek, experto en virus animal de la OMS.Rastrear el virus hasta su origen último también requerirá la cooperación del gobierno chino, y un poco de suerte. Los investigadores necesitarán acceso sin restricciones al mercado de Wuhan, sus vendedores de vida silvestre, datos de pacientes y población animal.
Sin embargo, el precio de mantener en secreto los orígenes del SARS-CoV-2 sería elevado. Si la crisis actual nos ha enseñado algo, es esto: a medida que las poblaciones humanas se expanden y invaden los hábitats de la vida silvestre, el riesgo de virus animales peligrosos continúa creciendo. Y en un mundo interconectado, las epidemias que antes estaban localizadas pueden correr alrededor del mundo con una velocidad cegadora.
Sin mejores sistemas de investigación y vigilancia de virus animales emergentes y la regulación de los mercados tradicionales y el comercio de vida silvestre en todo el mundo, el riesgo de futuras pandemias es alto.
“Si no hacemos nada, si continuamos con lo que hemos estado haciendo durante los últimos 50 años”, dijo Daszak, “habrá otro”. Jason Gale, Robert Langreth y John Lauerman