Home Hot News Más violencia, pobreza alimentaria y terrorismo: la otra cara de la pandemia...

Más violencia, pobreza alimentaria y terrorismo: la otra cara de la pandemia de COVID-19

108
0

El Financiero.
A medida que la nueva cepa de coronavirus llegue a los países en desarrollo de África y Asia, la pandemia tendrá efectos más allá de la salud pública y la actividad económica. Conforme el COVID-19 causa estragos en áreas mal equipadas para manejar su propagación, es probable que el terrorismo también aumente. Somos politólogas que estudian el mundo en desarrollo y el conflicto político. Nuestra investigación publicada recientemente identifica un posible vínculo entre la pandemia y un aumento de la violencia. Descubrimos que la inseguridad alimentaria, la falta de acceso financiero y físico a alimentos nutritivos, que conduce a la desnutrición y la desnutrición en una población, hace que los ciudadanos se enojen con sus gobiernos.
Los ciudadanos concluyen que sus líderes políticos no pueden o no quieren aliviar su sufrimiento. Esta ira brinda oportunidades a los grupos terroristas para reclutar nuevos miembros al proporcionarles una salida violenta para desahogar sus frustraciones. En muchos casos, las organizaciones de esta índole hacen lo que sus gobiernos no pueden o no quieren hacer: dar a las personas la comida y el dinero que tanto necesitan para sobrevivir.
Una crisis alimentaria existente
El clima extremo, los conflictos políticos y los shocks económicos tienden a aumentar la inseguridad alimentaria, especialmente entre los niños, los ancianos, los pobres y las personas con discapacidad.
En 2019, unos 55 países de regiones de África, América Latina, Medio Oriente y Asia estaban en crisis alimentaria. La pandemia de coronavirus está causando problemas políticos y económicos incluso en países ricos.
A medida que la crisis se extienda al mundo en desarrollo, las naciones enfrentarán serios problemas para alimentar a sus pueblos y mantener la paz.
Días difíciles por delante en África
Los tipos de conflictos que asolaban al continente africano antes de que llegara la pandemia consisten principalmente en organizaciones terroristas que utilizan la violencia para provocar cambios políticos o sociales en sus países de origen, como la violenta insurgencia de Boko Haram en Nigeria.
Estos conflictos ocurren en lugares donde el Gobierno es demasiado débil para monitorear y capturar a los terroristas y los líderes de sus grupos. Debido a la debilidad de la gobernanza y la falta de restricciones fronterizas entre países, la violencia a menudo se extiende a los estados débiles vecinos, que abarcan regiones enteras.
Incluso antes de que estallara la pandemia, los conflictos regionales ya habían creado crisis alimentarias en partes de África. Los bloqueos nacionales ayudarán a contener el coronavirus, pero también causan otros problemas cívicos y económicos que pueden conducir a la violencia.
Por ejemplo, Nigeria tiene una gran cantidad de trabajadores independientes que ahora no pueden ganarse la vida debido al bloqueo. Como resultado, no tienen suficiente para comer, y el Gobierno no ha podido proporcionar alimentos a todos los necesitados.
Esta escasez ha provocado protestas en Abuja y estampidas de alimentos para recolectar suministros de alimentos del Gobierno en Lagos, Nigeria. La gente está frustrada con la respuesta gubernamental al enfrentar la pandemia y su incapacidad para proporcionar alimentos esenciales para todos los que los necesitan.
Las organizaciones terroristas como Boko Haram, un grupo dedicado a la creación de un ‘ISIS’ dentro de Nigeria, están utilizando activamente el dolor causado por el coronavirus para fortalecer sus campañas de violencia.Es conocido por reclutar adultos desempleados de familias que viven en la pobreza sin suficiente comida. El grupo ahora está aumentando su reclutamiento de hombres jóvenes para llevar a cabo emboscadas, secuestros y bombardeos en la región.
Estos esfuerzos han dado como resultado una violencia renovada en toda la región del lago Chad, donde un reciente ataque de Boko Haram contra el Ejército nigeriano mató a 47 personas.
En Chad, la organización terrorista tendió una emboscada a un gran grupo de soldados chadianos, matando a 92. Fue el ataque más mortífero contra el Ejército de ese país.A pesar de que Nigeria está levantando gradualmente las medidas de bloqueo, es probable que el desempleo persista, disminuyendo la capacidad de las personas para pagar bienes básicos como alimentos.
Este patrón de violencia se está extendiendo a otras áreas devastadas por la guerra. Mozambique y Malí, por ejemplo, están experimentando un aumento en los ataques de los insurgentes islamistas a raíz de la pandemia. Es probable que la inseguridad alimentaria provocada por la pandemia de coronavirus también esté desempeñando un papel ahí.
Aumento de la violencia en Asia
En Asia, Pakistán estaba experimentando una crisis alimentaria antes de que comenzara la pandemia, con 60 por ciento de la población enfrentando inseguridad alimentaria debido a la sequía y las malas condiciones económicas.
Ahora, hay más de 48 mil casos positivos de COVID-19 en el país. Las medidas de bloqueo están dificultando la vida de los jornaleros y comerciantes, y el hambre es una preocupación inmediata aún mayor.
Es posible que los esfuerzos del Gobierno para proporcionar alimentos a sus ciudadanos no puedan satisfacer la necesidad. Es particularmente preocupante que la tercera parte de los ciudadanos paquistaníes son analfabetos y tienen dificultades para leer y solicitar ayuda.
El empeoramiento de las condiciones en Pakistán provocado por el coronavirus está causando un aumento del terrorismo.
Los grupos terroristas con sede en Pakistán Lashkar-e-Taiba y Jaish-e-Mohammad se están acercando a las personas que han sido afectadas por el coronavirus y ofrecen ofrecer servicios y asistencia esenciales. A cambio, obtienen la lealtad de las poblaciones locales y el acceso a un nuevo grupo de reclutas por sus esfuerzos para establecer un Gobierno islamista en el territorio disputado de Cachemira.
El esfuerzo de los dos grupos terroristas ha llevado a un aumento en el número de campos de entrenamiento en la región. Las fuentes de inteligencia indias también indican que los grupos, junto con su aliado Hizbul Mujahideen, pueden enviar terroristas al norte de India en un esfuerzo por apoderarse del territorio indio del territorio indio.
Estamos viendo tácticas de reclutamiento similares en otras partes del continente.
En Turquía, los reclutadores de ISIS apuntan a los inmigrantes de Turkmenistán que han perdido sus empleos como resultado de la pandemia. El grupo frecuentemente recluta personas desempleadas y desilusionadas para unirse a sus esfuerzos para crear un estado independiente dedicado a las enseñanzas de su marca extremista del Islam sunita.
En todo el mundo en desarrollo, el coronavirus está agravando los problemas sociales existentes, empeorando la escasez de alimentos y finanzas que dan lugar a la violencia terrorista.Nisha Bellinger, de la Universidad Estatal de Boise, y Kyle Kattelman, de la Universidad Fairleigh Dickinson, para The Conversation*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.