Home Salud ¿Has comido más papas a la francesa o helado durante la cuarentena?...

¿Has comido más papas a la francesa o helado durante la cuarentena? Te decimos cuál es la razón

91
0

El Financiero.
¿Has notado que agarraras una bolsa extra de papas fritas en el supermercado? ¿O comes más cenas congeladas de lo que solías? ¿O incluso ingieres bocadillos que no has comido desde que eras pequeño?
La pandemia de COVID-19 ha cambiado casi todas las facetas de nuestra vida cotidiana, desde cómo nos vestimos, cómo trabajamos y cómo hacemos ejercicio.
También está cambiando la forma en que comemos. Como dietista registrada e investigadora de nutrición , me fascinan los tipos de alimentos que la gente compra durante este extraño momento.
Una encuesta reciente encontró que el 42 por ciento de los encuestados indicó que están comprando más alimentos envasados ​​de lo que normalmente comprarían y menos alimentos frescos.
Las ventas de pizza congelada casi se han duplicado. Las ventas de aperitivos y bocadillos congelados, piensa en Bagel Bites, son más de un tercio, mientras que las ventas de helados han aumentado 36 por ciento.
Según Uber Eats, el pedido de entrega de alimentos más común en Estados Unidos han sido las papas fritas, mientras que la bebida más populares el refresco.
Para mí, estos alimentos tienen una cosa en común: son las cosas que comimos cuando éramos niños.

¿Por qué los adultos mayores podrían estar regresando a la despensa de su pasado? ¿Qué tiene una pandemia que nos hace sentir como adolescentes en una pijamada?
Las razones están profundamente arraigadas.
En esencia, el propósito de la comida es nutrir. Por supuesto, la comida nos proporciona la energía y el equilibrio necesarios de vitaminas y minerales para alimentar y alimentar el cuerpo. Pero cualquiera que haya tomado un bote de Ben y Jerry después de un día particularmente estresante sabrá que la nutrición es algo más que eso.Durante los periodos de estrés, las personas tienden a comer más y muestran una mayor preferencia por los alimentos con más calorías. Cuanto más dulce y salado, mejor. Independientemente del hambre, un sabroso refrigerio puede ser reconfortante. Hay evidencia que sugiere que los alimentos altamente sabrosos, especialmente aquellos ricos en grasa y azúcar, pueden provocar una respuesta en el cerebro que es similar a la de los opioides.
Sí, una deliciosa rebanada de pastel de chocolate puede ser tan buena como las drogas.
Tendemos a llamar a mucha de esta comida “alimentos reconfortantes”, pero la definición de alimento reconfortante es un poco ‘resbaladiza’. La comida es profundamente personal. Los alimentos que consuelan a las personas dependen de sus antecedentes culturales, preferencias de sabor y experiencia personal. Sin embargo, sabemos que la comida puede provocar sentimientos de nostalgia que nos transportan a tiempos ‘mejores’.
Entonces, tal vez no sea sorprendente que, durante un periodo de incertidumbre en el que muchos de nosotros estamos desesperados por un poco de alivio y comodidad, los alimentos de nuestra infancia puedan actuar como ungüento. Para algunos de nosotros, ese tazón de Lucky Charms no es solo un dulce regalo: es un recordatorio de los días pasados, un momento de seguridad y estabilidad.
No hay nada inherentemente malo en encontrar alivio temporal del caos y la incertidumbre a través de la comida. Pero probablemente sea mejor ver estos cambios en el comportamiento alimentario como un hábito temporal durante un tiempo extraño. Después de todo, una dieta rica en macarrones con queso y nuggets de pollo no prepara exactamente nuestros cuerpos para el éxito a largo plazo.
A medida que las vidas de las personas comienzan a recuperar cierta sensación de normalidad, la dieta puede ser una parte importante de la ecuación. Regresar a una dieta más consciente de la salud podría ser parte del restablecimiento de tus rutinas anteriores. Y si nunca has podido encontrar el tiempo para priorizar una alimentación saludable, ahora podría ser una buena oportunidad para comenzar a sentar las bases para los hábitos que se convierten en la nueva normalidad.Carli Liguori, de la Universidad de Pittsburgh, para The Conversation.
.*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.