Home Hot News Coronavirus, ‘Plandemic’ y los siete rasgos del pensamiento conspirador

Coronavirus, ‘Plandemic’ y los siete rasgos del pensamiento conspirador

123
0

El Financiero.
El video sobre una teoría de conspiración Plandemic se volvió viral recientemente. A pesar de ser eliminado por YouTube y Facebook, continúa subiéndose y lo han reproducido millones de veces. El video es una entrevista con la teórica de la conspiración Judy Mikovits, una exinvestigadora de virología que cree que la pandemia de COVID-19 se basa en un gran engaño, con el propósito de beneficiarse de la venta de vacunas.

El video está lleno de información errónea y teorías de conspiración. Muchas verificaciones de hechos han sido publicadas por medios reconocidos como Science , Politifact y FactCheck .

Como académicos que investigan cómo contrarrestar la desinformación científica y las teorías de conspiración, creemos que también es valioso exponer las técnicas retóricas utilizadas en Plandemic. Como describimos en nuestro Manual de teoría de la conspiración y Cómo detectar las teorías de la conspiración COVID-19, hay siete rasgos distintivos del pensamiento conspiratorio. Plandemic ofrece ejemplos de todos ellos.

Aprender estos rasgos puede ayudarte a detectar las señales de alerta de una teoría de la conspiración sin fundamento y, con suerte, a desarrollar cierta resistencia a ser engañado por este tipo de pensamiento. Esta es una habilidad importante dado el aumento actual de las teorías de conspiración alimentadas por una pandemia.1. Creencias contradictorias

Los teóricos de la conspiración están tan comprometidos con no creer en una fuente oficial que no importa si su sistema de creencias es internamente contradictorio . El video Plandemic presenta dos historias de origen falso para el coronavirus. Argumenta que el SARS-CoV-2 provino de un laboratorio en Wuhan, pero también argumenta que todos ya tienen el coronavirus por vacunas anteriores, y usar máscaras lo activa. Creer en ambas causas es inconsistente.

2. Sospecha dominante

Los teóricos de la conspiración sospechan abrumadoramente sobre las fuentes oficiales. Eso significa que cualquier evidencia científica que no se ajuste a su teoría de conspiración debe ser falsa.

Pero si cree que los datos científicos son falsos, eso lleva a creer que cualquier organización científica que publique o respalde investigaciones consistentes con las fuentes oficiales debe estar involucrada en la conspiración. Para el caso del COVID-19, esto incluye la Organización Mundial de la Salud, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EU… básicamente, cualquier grupo o persona que realmente sepa algo sobre ciencia debe ser parte de la conspiración.3. Intención nefasta

En una teoría de la conspiración, se supone que los conspiradores tienen motivos malvados. En el caso de Plandemic, la intención nefasta no tiene límite. El video sugiere que los científicos, incluido Anthony Fauci, diseñaron la pandemia COVID-19, un complot que involucra matar a cientos de miles de personas hasta ahora por potencialmente miles de millones de dólares de ganancias.

4. Convicción de que algo está mal

Los teóricos de la conspiración pueden ocasionalmente abandonar ideas específicas cuando se vuelven insostenibles. Pero esas revisiones tienden a no cambiar su conclusión general de que “algo debe estar mal”.Cuando se le preguntó al cineasta de Plandemic, Mikki Willis, si realmente creía que el COVID-19 se inició intencionalmente con fines de lucro, su respuesta fue “No sé, para que quede claro, si se trata de una situación intencional o natural. No tengo idea”
.
El no tiene idea. Todo lo que sabe con certeza es que algo debe estar mal: “Es demasiado sospechoso”.5. Víctima de persecución
Los teóricos de la conspiración se consideran víctimas de persecución. Plandemic aumenta aún más el sentimiento de persecución al caracterizar a toda la población mundial como víctimas de un gran engaño, que es difundido por los medios e incluso nosotros mismos como cómplices involuntarios.

Al mismo tiempo, se ven a sí mismos como valientes héroes que se enfrentan a los villanos conspiradores.

6. ‘Inmunidad’ a la evidenciaEs muy difícil cambiar la mente de un teórico de la conspiración porque sus teorías se sellan a sí mismas. Incluso la ausencia de evidencia para una teoría se convierte en evidencia para la teoría: la razón por la que no hay pruebas de la conspiración es porque los conspiradores hicieron un buen trabajo encubriéndolo.

7. Reinterpretando la aleatoriedad

Los teóricos de la conspiración ven patrones en todas partes: se trata de conectar los puntos. Los eventos aleatorios se reinterpretan como causados ​​por la conspiración y se entrelazan en un patrón más amplio e interconectado. Cualquier conexión está llena de siniestro significado.

Por ejemplo, el video Plandemic apunta sugestivamente a los fondos del Instituto Nacional de Salud de EU que se destinaron al Instituto de Virología Wuhan en China. Esto a pesar del hecho de que el laboratorio es solo uno de los muchos colaboradores internacionales en un proyecto que buscaba examinar el riesgo de futuros virus emergentes de la vida silvestre.El pensamiento crítico es el antídoto
A medida que exploramos en nuestro Manual de teoría de la conspiración, hay una variedad de estrategias que se pueden usar en respuesta a las teorías de la conspiración.

Un enfoque es inocularse a sí mismo y a sus redes sociales identificando y señalando los rasgos del pensamiento conspirador. Otro enfoque es “empoderar cognitivamente” a las personas, alentándolas a pensar analíticamente. El antídoto para el pensamiento conspirador es el pensamiento crítico, que implica un escepticismo saludable de las fuentes oficiales mientras se considera cuidadosamente la evidencia disponible.

Comprender y revelar las técnicas de los teóricos de la conspiración es clave para vacunarse a sí mismo y a los demás para que no sean engañados, especialmente cuando somos más vulnerables: en tiempos de crisis e incertidumbre.Por John Cook, de la Universidad George Mason; Sander van der Linden, Universidad de Cambridge; Stephan Lewandowsky, Universidad de Bristol, y Ullrich Ecker, Universidad de Australia Occidental para The Conversation.*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.